VIVE INTENSAMENTE

Manual de SUPER vivencia para mayores de CUARENTA.

PEOPLE

Autoliderazgo

 

no panic

Para conseguir el éxito en el exterior primero tienes que dominarte internamente. Conocerte y ser consciente de que tus pensamientos no deben tener vida propia.

Practica el autoliderazgo

Tienes que ser consciente de tu dialogo interno y manejarlo en tu beneficio.
Siempre he pensado que la frase «yo soy yo y mis circunstancias» esta tremendamente equivocada, realmente uno es lo que se dice así mismo acerca de lo que le sucede, no lo que le sucede. O, como también se suele decir, el mapa no es el terreno.

No hay que permitirse ni un sólo pensamiento negativo

 

Abolir de la mente las preocupaciones acerca del futuro incierto, sólo recordar el pasado en cuanto las lecciones positivas que hayamos aprendido de él. Entender que cada contrariedad que nos sucede en la vida encierra una ventaja igual o mejor de desarrollo personal o espiritual, son objetivos que todos deberíamos perseguir constantemente.

He aprendido que nuestra mente puede ser un siervo ejemplar pero el peor de los amos posibles.

 

La mente hay que ejercitarla todos los días, disciplinarla y orientarla hacia lo positivo. No dejarla a su libre albedrío bajo ningún concepto.
La mayoría de las personas se levantan cada mañana dejándose a la deriva de lo que les sucede, creyendo que la felicidad está en poseer cada vez mas bienes materiales y postergándola  a un nuevo deseo superficial que ocupa el lugar del anterior, y así decimos:

-seré feliz cuando tenga o alcance tal o cual cosa…y cuando se consigue ese coche nuevo, ese nuevo empleo o cualquier otra cosa externa de la que hayamos hecho depender nuestra felicidad, nos damos cuenta de que no somos todavía felices, tenemos la angustia de no perder lo que hemos alcanzado, nos buscamos un nuevo condicionante de nuestra felicidad….no nos damos cuenta de que, en realidad, uno debe ser feliz en cada instante de su vida. Entender el milagro que hay en cada ser vivo, en cada minuto que pasamos en este mundo….Eso es ya maravilloso. No hay que desear nada más…ni nada menos.
Vivir, en definitiva, como si estuviésemos en un campo de minas, disfrutando de cada paso que damos porque no sabemos si será el último del que disfrutemos en esta vida.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *