VIVE INTENSAMENTE

Blog de Desarrollo Personal para animales de Oficina

compras tóxicas
PEOPLE

Motivos por los que hacemos compras toxicas

Este pasado fin de semana estuve cenando con unos amigos con la excusa de la Navidad. Cuando ya íbamos por la tercera botella de vino de Ribeiro de la casa-muy dulce para mi gusto- las lenguas empezaron a soltarse.

Ya esperaba yo que saliese el mantra de este siglo de «lo mal que esta todo», por supuesto maridado con las fantasías de lo que haríamos si nos tocase el dedo de dios, es decir, la lotería.

Yo expuse un deseo que tengo desde pequeño, dar la vuelta al mundo en velero, a lo que precedieron una lluvia de sueños y deseos de mis compañeros de mesa, unos más superficiales que otros.

Me hizo reflexionar mucho cuando uno de ellos dijo.

-Con esta vida que llevamos, las únicas alergias que nos damos  es podernos comprar las cosas que nos hacen ilusión, el coche que nos gusta, la casa, el traje..sino sería un infierno.

¿Por qué compramos?

Antes de lanzarnos a ir de compras deberíamos auto analizarnos.

¿todavía no hemos aprendido que la publicidad que ataca directamente a nuestro ego, los métodos cada vez más sofisticados de pago y las facilidades de financiación, en realidad, son el enemigo público numero uno?

Parémonos a meditar y aprendamos a diferenciar cuando compramos por motivos tóxicos de cuando lo hacemos por motivos sanos y de desarrollo personal.

Yo lo he hecho y he llegado a dilucidar la siguiente lista de motivos tóxicos por los que hemos de evitar salir de compras.

LEER:  GUÍA BREVE EN 3 PASOS PARA EMPEZAR HOY A RECONDUCIR TU VIDA

Las 6 compras tóxicas que debemos evitar

1. Comprar más por emocionalidad que por necesidad.

Si utilizas las compras para compensar alguna carencia o daño emocional. Comprar NO NOS HACE MÁS FELICES. Nos puede provocar un placer efímero pero la autentica felicidad esta en nuestro interior no en objetos externos.

2. Comprar para impresionar a otros.

Para apuntalar nuestro estatus en la sociedad, para diferenciarnos de la «chusma». Como si nuestra valía personal fuese directamente proporcional a la marca de coche que conducimos.

3. Utilizar las compras del fin de semana para olvidarnos

de lo mal que lo pasamos de lunes a viernes, para intentar romper así con la monotonía, con nuestra vida aburrida y sin sabor.

4. Comprar porque así creemos hacer felices a otras personas,

dando objetos en vez de darnos a nosotros mismos que es lo que en realidad se nos esta pidiendo. Compramos para suplir nuestra presencia.

5. Comprar por enajenación mental.

Cuando nos emocionamos y nos entra una especie de frenesí de compra compulsiva e irreflexiva. «Porque yo lo valgo» . Como una especie de revancha a tooodo lo que trabajamos y lo dura que es nuestra vida.

6. Comprar para sentirnos más seguros,

más dominadores de lo que ocurre. Tener capacidad de compra como poder. Quiero esto, lo quiero ahora y tengo todo el derecho a comprarlo.

A un niño le podemos negar el capricho, pero ¿quien nos lo niega a nosotros mismos si tenemos la posibilidad,la financiación y la publicidad de nuestra parte?.

Me costó bastante tiempo diferenciar entre gasto e inversión, pensando más en lo que esa compra nos reporta a largo plazo y en que medida nos aporta para nuestro desarrollo personal.

LEER:  Las ventajas del BUDISMO para la empresa

Debemos reflexionar acerca de lo que le estamos transmitiendo a nuestros hijos con las compras, intentemos que no vuelvan a la rueda.

En todo caso, superar ese momento de enajenación que nos hace gastar irracionalmente tirando de tarjeta de crédito.

 

 

 

 

3 COMENTARIOS

  1. Habiendo estado viviendo en África el último año, al principio me acuerdo cómo echaba de menos la civilización y las tiendas y las compras, pero a medida que te desintoxicas de todo eso, todo el tema de las compras tóxicas lo olvidas por completo.
    Entonces es cuando empiezas a disfrutar de todo lo que tienes, y te das cuenta de que tenemos demasiado, de que nos bomardean con que necesitamos más para ser felices y no es así. Uno de los momentos más felices de mi vida ha sido el poder dejar todo lo material atrás y darme cuenta de lo poco que necesito para vivir.

  2. A veces es bueno pasar momentos más complicados económicamente para darse cuenta de la tontería de las compras compulsivas.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *