VIVE INTENSAMENTE

Manual de SUPER vivencia para mayores de CUARENTA.

PEOPLE

Libre de ataduras. Primera Parte

Si te ha gustado el artículo déjame tus cinco estrellas

«Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos baratos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?»

Monólogo que abre la película Trainspotting’ de Danny Boyle (1996).

Hosting SSD

Reconozco que esta es una visión muy deprimente de nuestras vidas. Semejante a la que nos ofrece una de mis películas favoritas de todos los tiempos «El club de la lucha» dirigida por David Fincher (que gran director) y que nos lanza mensajes tan penetrantes como incontestables del tipo:

“No somos nuestro trabajo. No somos nuestra cuenta corriente. No somos el coche que tenemos. No somos el contenido de nuestra cartera. No somos nuestros pantalones. Somos la mierda cantante y danzante del mundo.”
BRAD PITT – Tyler Durden

o

“Tenemos empleos que odiamos para comprar cosas que no necesitamos.”

BRAD PITT – Tyler Durden

…y mi preferida, breve pero que encierra una gran profundidad:

“Únicamente cuando se pierde todo somos libres para actuar.”
BRAD PITT – Tyler Durden

Estas películas son muy buenas, entretenidas y están muy bien dirigidas, pero yo no  las retengo en mi memoria por eso sino porque cuando las vi, en su día, me hicieron meditar muchísimo. Se nos llena la boca hablando de la libertad individual, libertad de expresión, libertad de reunión, derechos, intimidad, protección de datos…pero nada nos protege frente a nuestro principal enemigo, el más implacable, frío, opresor y dañino: nosotros mismos.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=p4ItRrjJZZU]

En el próximo post veremos lo que más esclaviza.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *