VIVE INTENSAMENTE

Blog de Desarrollo Personal para animales de Oficina

aplicaciones para gestionar tareas
LA OFICINA PEOPLE

Aplicaciones para gestionar tareas que realmente funcionan.

Esta al orden del día el uso de aplicaciones que gestionan nuestras tareas, listas, proyectos pendientes etc.

Yo, personalmente no podría vivir sin un par de ellas,

Wunderlist: para mis listas personales de cosas que tengo pendientes: libros, pelis, restaurantes, lugares..

Combate el estrés con organizacion. uncursovital.com
WUNDERLIST

Iso Timer (android): que aunque tiene un diseño regular, es la mejor que he usado nunca para gestionar a la vez mi calendario de reuniones y mis tareas del trabajo.

También uso otras como Evernote para digitalizar documentos importantes, tanto de trabajo como personales, ideal para recibos, facturas, instrucciones de electrodomésticos etc. Y Pocket para guardar temas interesantes que encuentro en las webs y que quiero leer más tarde o conservar para el futuro (lo uso mucho para recetas de cocina por ejemplo y trucos informáticos.

 

 

combate el estrés con organizacion
EVERNOTE

Redactar las tareas correctamente

El lenguaje que utilizamos a la hora de redactar nuestras tareas es mucho más importante de lo que se cree.

Ya hablamos de la importancia de lo que nos decimos a nosotros mismos y a los demás cuando escribí acerca de la Programación Neuro Lingüística (PNL).

Utilizar un lenguaje poco concreto -“lenguaje nebuloso”– es algo que dificulta la comunicación con otros pero también con nosotros mismos ya que cuando identificamos el trabajo que tenemos pendiente de hacer con palabras ambiguas estamos haciendo poco atractivo ese trabajo para nuestro cerebro.

uncursovital.com
PNL

 

 ¿Cómo podríamos hacer para que nuestro lenguaje fuera más productivo?

GTD nos enseña tres pautas fundamentales en la confección de las tareas:

LEER:  El victimismo y la profecía autocumplida

1- Definir siempre acciones que sean próximas y muy concretas

2- Utilizar verbos de acción descriptivos cuyo resultado sea visible. Hay que evitar definir acciones que empiezan por “Pensar en”, “Comentar con”, “Revisar”, “Preparar”, etc, se trata de un error ya que todavía son algo nebulosas y su resultado es poco visible. En su lugar, son más visibles y tachables las acciones que empiezan por verbos mucho más observables como “Redactar”, “Llamar”, “Enviar (un mail) a”, “Leer”, “Escribir”, etc.
3- Definir eso a lo que llamamos “tarea” a partir de acciones físicas visibles y ejecutables de una sola vez para que la situación de algo avance. Es frecuente que tengamos el día bien planificado y luego todo se estropea por imprevistos. Para ello, puede ser útil tomar conciencia de qué espacios de tiempo podemos conseguir a lo largo del día sin ser interrumpidos y definir todas las acciones en función de esas dimensiones de tiempo que solemos tener.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *