VIVE INTENSAMENTE

Blog de Desarrollo Personal para animales de Oficina

practicar el desapego
FORMA DE VIDA PARA PENSAR SALUD

LAS VENTAJAS DE PRACTICAR EL DESAPEGO

Practicar el desapego es algo que, si no has hecho ya, debes ponerte con ello cuanto antes si quieres dejar de tomar ansiolíticos. De algún modo, todos estamos presos, atrapados, encarcelados en todo aquello que deseamos o pensamos necesitar.

Vivimos en una sociedad en la que «necesitamos» demasiadas cosas sin las cuales en imposible ser felices. Exigimos demasiado a la vida y, claro, nunca llegamos a este estado de plenitud.

En la mística sufí se habla de tres etapas en la vida: una primera etapa en la cual uno se monta al burro de la vida y esta todo el tiempo peleando con el burro para tratar de llevarlo adonde uno quiere. Una segunda etapa en la que uno se da cuenta de lo inútil de ese esfuerzo y suelta el control, vive preocupado de no tener ya el control de un ego prepotente. Y una tercera etapa en que uno descubre que el burro lo llevó donde uno tenía que ir.

Lo más difícil de aprender en la vida es el desprendimiento, el desapego. Estamos construidos de un modo animal: posesivo, territorial, darwiniano. Y hay quien dice que todo el dolor del mundo arranca en el pronombre posesivo de primera persona del singular: mi casa, mi coche, mi mujer…

La adicción al control

Los psiquiatras están empezando a detectar una nueva patología según la cual deseamos, tarde o temprano, apropiarnos de la vida de otro: un hermano, un hijo, una novia, y creer que esa vida nos pertenece, que es nuestra, que debemos someterla y controlarla a nuestro antojo.

LEER:  Técnica de las fuerzas especiales para vencer el miedo

adicto al control

Empecemos a admirar los viajes «a la aventura», las carreteras sin coches, los espacios abiertos.

Dejar de resistir, dejar de anhelar, dejar de desear, dejar de temer

Sencillamente, abrir nuestra atención plena al presente, a lo que está pasando.

Tu mente siempre esta en el futuro o en el pasado, está en una imagen que tú creas del mundo. Somos seres mentales, sin conciencia emocional, sólo nos identificamos con una imagen que hacemos de nosotros mismos y por eso es fácil convertirnos en psicópatas o narcisistas.

Esta es la guerra de nuestros días y nadie nos ha enseñado a combatirla. Es preciso detectarla y resistirse a ser parte del delirio generalizado.

Como dicen los budistas, a más apego, más angustia, más dolor y más sufrimiento. El desapego te hace vivir con lo necesario, sin las superficialidades de la vida. No caer, en la medida de lo posible, en la trampa del consumismo y de la publicidad.

No esperar nada

Tal vez te suene un poco radical amigo lector, pero opino que el estado pleno de virtud es aquel en el que se afirma la vida sin esperar nada de ella, asumir lo que sucede sin máscaras, sin hacerse ilusiones, dejando atrás todos los anhelos.

Quiérete mucho y #viveintensamente

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *