VIVE INTENSAMENTE

Manual de SUPER vivencia para mayores de CUARENTA.

CASOS REALES EDUCACIÓN PEOPLE

Psicologia social. El efecto lucifer

5.0
01

En la actualidad el hombre también mata para salirse con la suya o para dominar a los demás como en la antigüedad. Solo que es otra forma de matar. Hoy libramos guerras a diario y nuestros respectivos trabajos o escuelas son, en algunos casos, los campos de batalla de muchas personas.

No solo no vivimos en paz sino que se oculta deliberadamente que el sistema nos entrena, desde la niñez, en el viejo arte del matar o morir.

bullying

Es escalofriante ver como se dan frecuentemente casos de abusos y acoso y exclusión en las escuelas, y el sistema sigue pasivo, y no solo eso sino que se esmera en ocultarlo e incluso desmentirlo, victimizando aun mas, si cabe, a los que han tenido el infortunio de caer en el frente.

Personas con algunas dificultades como el Trastorno de déficit de atención o el autismo, siguen siendo expulsadas del sistema del «bienestar», muchos de estos chicos acaban siendo excluidos de mayores de la misma sociedad y así se llenan las cárceles y los cementerios.
Puede que no caigas muerto, solo herido, pero esas heridas perduraran el resto de tu vida y te harán mas propenso  a recaer en un nuevo ataque, ya sea en el trabajo o en otros ámbitos de nuestro camino por la vida.
Debemos dejar de ser cínicos, el hombre- como ser mas «evolucionado» del planeta, tiene el deber de conocerse así mismo. Entender por qué nos seguimos matando entre nosotros, con otro método, pero incluso mas cruel, distinto del que empleaban nuestros antepasados.

 

Psicología Social. Casos extremos en la historia


1- LA CÁRCEL DE STANFORD

Es muy interesante el experimento de la cárcel de Stanford realizado en 1971 por el psicólogo Philip Zimbardo . Los resultados de estos estudios dejaron claro que el hombre es un lobo para el hombre.

El experimento consistió en la elección un grupo de estudiantes  de la universidad. A su elección se dió a cada uno un papel a desempeñar, carcelero o prisionero, y se recreó una cárcel simulada dentro de las instalaciones de la universidad para observar el comportamiento de los carceleros y prisioneros de pega. ¿El resultado?, mejor te invito a que veas la peli, está en Netflix,  te va a sorprender hasta dónde llega la naturaleza humana.

efecto lucifer
El inquietante drama basado en hechos reales recibió dos premios en el Festival de Sundance, incluyendo al mejor guion.

 

 

2- LA PRISIÓN IRAQUÍ DE ABU GHRAIB

En el mes de abril de 2004 saltan a la opinión pública unas fotos que conmocionaron al mundo. Unos prisioneros iraquíes eran retratados en posturas vejatorias, víctimas de unos abusos indescriptibles.

Pero me quedo con esta frase de uno de los soldados estadounidenses cuando fue entrevistado, años después, por un periodista.

«…cuando estás ahí, en una posición como la nuestra, haces lo que tienes que hacer. Es muy difícil ir a contracorriente de compañeros, mandos…, estás en el infierno, la guerra es el infierno, las reglas son otras. Joder, todo el puto país estaba histérico…»

3- EL GENOCIDIO NACIONAL SOCIALISTA

Seguramente pienses que esta maldita parte de nuestra historia sobra en el artículo por su singular monstruosidad, si bien piénsalo, la base psicológica es la misma. ¿O alguien piensa que, de repente, todos los seres humanos normales y corrientes que vivían en Alemania entre el 36 y el 45 se volvieron locos y asesinos en plan virus zombie?)

El Genocidio de los campos de concentración nazis por parte de las conocidas como Unidades de la Calavera de las SS (SS-Totenkopfverbände) o (SS-TV).

La División Totenkopf (Calavera), se formó en 1939 y era la División encargada de la gestión de los campos de concentración nazis, que es tanto como decir, los encargados del exterminio judío.

A pesar de su temida fama, estas unidades eran consideradas de calidad inferior que otras unidades de combate de las SS y por ello les adjudicaron esta repugnante labor. Si bien no dejaban de ser matones con uniforme.

 

Unidades Calavera SS-TV

 

 

 

 

 

 

A muchos de los que hoy se nos llena la boca hablando de conceptos morales, de igualdad y de integración me hubiese gustado vernos en el Berlin de 1939 y en edad de incorporarnos a filas.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *