VIVE INTENSAMENTE

Blog de Desarrollo Personal para animales de Oficina

soldado
FORMA DE VIDA PARA PENSAR

El soldado que pisó una mina

Ayer escuché una historia que me conmovió y me hizo reflexionar mucho. Aquí os la comparto:

Willy era el hijo pequeño de tres hermanos que pertenecía a una pudiente y bien considerada familia de Nueva Inglaterra.

Eran momentos difíciles para la familia de willy, sus dos hermanos mayores habían caído en el frente un año atrás así que cuando él mismo partió desde esa misma estación con su flamante uniforme, su madre no podía dejar de llorar. Y ello a pesar de las miradas incriminatorias del progenitor.

Pero willy había había corrido mejor suerte. Él si lo había logrado y ahora se encontraba en aquella estación que nunca vio regresar a sus dos hermanos mayores con el teléfono en la mano.

– hola papá

– ¿willy?

– si papá, soy willy. He vuelto por fin.

– que bien hijo ¡que alegría!  Verás que contenta se va a poner tu madre. Ahora mismo salimos a buscarte a la estación.

– gracias papá, pero antes quería preguntarte una cosa.

– claro hijo, ¿de qué se trata?

– veras, quiero llevar a casa a un compañero que ha sufrido graves heridas en el frente

– bueno,muy bien, no hay problema en que cene esta noche con nosotros si quieres. Pero sus padres estarán impacientes por verle.

– Ese es el asunto papá. Mi amigo es huérfano y no tiene a nadie que se ocupe de él. Pisó una mina en batalla y ha perdido un brazo y una pierna.

– vaya, cuanto lo siento. Qué desgracia

–  si papá. En realidad quería pediros que se quedase a vivir con nosotros.

LEER:  Así Reduje el 80% de mis situaciones de estrés.

– ¿como?, ¿para siempre?

– si papá, para siempre

Entonces se produjo un largo silencio en la línea hasta que, al fin, Willy escuchó de boca de su padre lo que tanto había temido oír.

– No hijo, eso no es posible. Nosotros llevamos una vida muy ajetreada, mi trabajo, el club social de tu madre…¿de dónde íbamos a sacar el tiempo para ocuparnos de un tullido?

– Pero papá, esas heridas se las hizo luchando por vosotros, por nuestro país, para que tu puedas seguir trabajando, para que mamá pueda seguir viviendo con tranquilidad…

Pero el padre de willy ya no le escuchaba.

– Mira, mejor te traigo a ti solo a casa, así nos evitamos todos situaciones incómodas. No te preocupes, seguro que tu amigo se sabe buscar la vida el solo.

Willy colgó el teléfono y su familia no volvió a saber nada más de él…

Pasados unos meses, un teléfono sonó en la respetable casa de los padres de Willy.

Un inspector de apellido impronunciable les informaba de que había habido un suicidio la noche anterior. Por las pertenencias de la víctima, parece que podría ser su hijo…

– ¿podrían ustedes venir a identificarlo?

El tipo de apellido impronunciable no paraba de hablar mientras caminaban por el largo pasillo de paredes blancas de la morgue. Parece ser que la víctima se había arrojado por una de las ventas del hotel de mala muerte donde se hospedaba.

– y si quieren saber mi opinión, no me extraña…

Al levantar la sabana y ver el cuerpo que allí yacía estuvo a punto de perder el conocimiento. La habitación le empezó a dar vueltas mientras veía a su mujer lanzándole puñetazos y patadas con los ojos inyectados en odio.

LEER:  El lugar donde cada día es una aventura

Efectivamente era su hijo, le faltaban un brazo y una pierna.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *