VIVE INTENSAMENTE

Blog de Desarrollo Personal para animales de Oficina

vencer el miedo
FORMA DE VIDA PARA PENSAR PEOPLE

Técnica de las fuerzas especiales para vencer el miedo

Uno de los requisitos para evitar quedarnos paralizados ante las adversidades es manejar el arte de desprendernos del miedo.

En esta ocasión os propongo un ejercicio de imaginación. Por favor, poneros en la siguiente situación:

Es una gélida mañana de lunes. Son las 6:30 de la mañana cuando sales del portal camino de tu coche, te espera una dura jornada de trabajo…

Una brisa de viento helado te corta la cara  nada más abrir la puerta, te sientes mal, tienes sueño, hace muchísimo frío y el agrio sabor del café en la boca es el único indicio de que, hacia apenas unos instantes, estabas hecho un ovillo bajo el edredón de tu cama.

Tienes una mano en el bolsillo del abrigo y la otra aferrada a una tarjeta de crédito vieja con la que intentas quitar la capa de hielo del parabrisas. Entonces notas un retortijón en el estómago al pensar en la primera reunión de la mañana, con el «gran jefe», el tipo siempre consigue sacarte de quicio con su prepotencia…Estas abatido y el día no ha hecho más que empezar.

Un ejemplo para vencer el miedo

Ahora quiero que, con las sensaciones anímicas y físicas anteriores, te  imagines que eres un miembro del Equipo Especial 6 de los Navy Seals, son las 2 de la mañana y estas sentado en un avión a punto de saltar en paracaídas sobre territorio enemigo.

El avión es un C-130 Hércules . Tú y tu equipo estáis a 6.500 metros de altitud y a menos de 5 minutos de saltar al vacío en plena noche. Una luz roja parpadea en el techo y el único sonido es el de los pesados motores y el las hebillas traseras que no paran de chocarse con el fuselaje.

LEER:  LAS VENTAJAS DE PRACTICAR EL DESAPEGO

En parte por el frío indescriptible y en parte por los nervios, notas temblar todo el cuerpo y castañeas los dientes. Consigues ocultar tu cara de susto poniéndote una mascarilla de oxigeno puro usada para eliminar el nitrógeno de la sangre (saltando desde esa altura hay altas posibilidades de sufrir hipoxia durante el descenso en paracaídas).

2 minutos…

Mientras el instructor de salto comprueba los paracaídas, oyes el estruendo de la puerta de carga abriéndose para el salto. El gélido aire entra en tromba en la cabina y la noche es realmente oscura.

1 minuto…

La luz que cuelga del techo deja de parpadear y empiezan a saltar los compañeros que te preceden, piensas en lo que os podéis encontrar al tocar suelo y en que, tal vez, nunca llegues a tocarlo.

 

Conclusiones

¿Cual de las situaciones te parece más terrorífica?

La respuesta es evidente, ¿no?

Los soldados de operaciones especiales reciben una solida formación en técnicas de autocontrol que todos deberíamos aprender desde el colegio. Estas habilidades mentales que se aprenden a utilizar a base de entrenamiento les permiten, entre otras,  trabajar eficazmente en  las situaciones más extremas imaginables.

La técnica en este caso se llama «teoría de los compartimentos», aunque en España la llamamos la «linterna en la niebla». 

La técnica consiste en tener toda la atención puesta en lo que estamos haciendo en cada preciso momento (dividir la misión en compartimentos), sin pensar ni en lo anterior ni en lo que va a pasar después.

Como si anduviésemos con una linterna en mitad de una densa niebla, ajenos a lo que hemos dejado detrás y viendo únicamente a un par de metros por delante. De esta manera evitaremos quedar bloqueados por el miedo.

«Pensar demasiado en lo que ha pasado y lo que va a pasar te desgasta. Vive el momento y tómatelo paso a paso.”

Howard E. Wasdin (Francotirador Navy Seal)

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *